No hay nada peor que mejorar tu servicio de Internet y descubrir que la señaL no llega hasta tu habitación o la sala de entretenimiento. Después de todo, una de las principales razones por las que contratas un Internet más rápido es para que los dispositivos en todas las habitaciones de tu casa tengan conexión.

¿Cómo puedes optimizar tu señal Wi-Fi? A continuación, te damos cinco tips para ampliar la señal de Wi-Fi en todo tu hogar, y alguna información básica sobre la velocidad y la conectividad de Internet. Si pones en práctica uno o dos de estos tips tendrás más posibilidades de recibir la cobertura que deseas.

Conexión de Internet | Routers de Wi-Fi | Extensores de Wi-Fi | Adaptadores de red powerline | Google Wifi

1. CONEXIÓN DE INTERNET

Probablemente has escuchado que el dinero mueve al mundo, y en el caso de tu casa, lo que la mueve es la velocidad y la confiabilidad de tu conexión de Internet. Si no tienes la velocidad adecuada para conectar múltiples dispositivos o transmitir contenido multimedia avanzado en un PlayStation 4, no importa qué tan bueno sea el router, el conmutador Ethernet o el extensor de WiFi que compres, tu señal no será lo suficientemente fuerte.

Las películas y programas de televisión se verán tan mal que tu pantalla más bien parecerá un mar pixelado. Tus personajes favoritos se desconectarán mientras juegas contra otros jugadores, y nadie querrá que formes parte de su escuadrón.  Incluso revisar Facebook o Instagram será un problema si tu velocidad de Internet no es lo suficientemente rápida.

Por fortuna, puedes resolver el problema de la velocidad siguiendo tres sencillos pasos. Como primer paso, prueba tu velocidad de Internet y como segundo paso, calcula la velocidad que necesitas. Con el primer paso descubrirás la velocidad que estás recibiendo de tu proveedor de Internet y con el segundo sabrás la velocidad que necesitas para el tamaño de tu casa y el número de dispositivos. Una vez que tengas esta información, puedes pasar al tercer paso, que es comparar proveedores y seleccionar el que se ajuste a tus necesidades y tu presupuesto.

Encuentra y compara los mejores proveedores de Internet de alta velocidad en tu área (código postal):

2. ROUTERS DE WI-FI

Si ya tienes un servicio de Internet de Alta Velocidad de calidad en casa, es hora de echarle un vistazo al equipo de tu red. No todos los módems y routers fueron diseñados para dar servicio a casas grandes. Aunque tu router puede funcionar bien en un departamento de 500 pies cuadrados, la historia cambiaría completamente si te mudaras a una casa tres veces más grande.

Otro aspecto a considerar es que los módems y routers constantemente desaparecen del mercado, especialmente a medida que surgen velocidades más rápidas y nuevos estándares de Wi-Fi. Además, los modelos más antiguos de módems y routers presentan riesgos de seguridad que no vale la pena correr. Si lo que quieres es una red rápida y segura en tu hogar, entonces necesitas comprar un router de Wi-Fi de primer nivel.

ANTES DE COMPRAR UN ROUTER

Además de comprar un router de calidad, existen otros factores que pueden afectar la velocidad de tu internet en casa.

  1. Ubicación: Para determinar la ubicación perfecta de tu router de Wi-Fi, elige el lugar más céntrico de tu casa. Piensa en este lugar como la central desde la cual se enviará la señal a todas las habitaciones. Al colocar el router en un lugar céntrico, facilitarás que la señal viaje por toda tu casa. Si prefieres colocarlo en un lugar más escondido, solo ten cuidado de que la señal inalámbrica de tu router no vaya a chocar contra una pared.
  2. Función de Reset: Así como en ocasiones es necesario reiniciar tu PC o laptop para actualizar las configuraciones y optimizar el funcionamiento al máximo, lo mismo debes hacer con tu router.  Reiniciar o resetear tu router permite eliminar la basura digital que se acumula con el uso diario.
  3. Instalación: En muchos casos, tú mismo puedes instalar tu router inalámbrico. Aunque por lo general las instrucciones de instalación son universales, hay pasos muy específicos que debes seguir al pie de la letra para que tu instalación sea exitosa. Si te preocupa la idea de instalarlo tú mismo, recuerda que puedes dejar que un profesional lo haga por ti.
  4. Configuración: Cuando compras tu router, éste ya viene con una configuración preestablecida. Debes personalizar la configuración para proteger tu red residencial y activar la conectividad a Internet en toda tu casa. Por ejemplo, puedes iniciar sesión en las configuraciones del router y agregar redes de invitados o establecer prioridades de tráfico, algo conocido como QoS (Calidad del Servicio). Algunos routers también incluyen una antena con tecnología BeamForming que colabora con el QoS, ayudando a distribuir el tráfico a través de dispositivos tales como reproductores multimedia de streaming, laptops y smartphones. Las antenas cumplen una función muy importante ya que puedes ajustarlas o reemplazarlas para ampliar aún más tu cobertura de Wi-Fi.
  5. Puertos con cables CAT5 y CAT6: Tu router trabaja mucho, y aumentarle la carga con múltiples conexiones puede reducir tu velocidad de Internet. Los puertos cableados ayudan a mitigar la carga de tu router.
  6. Dependiendo del año de construcción de tu casa, es posible que tengas cableado tipo CAT5, CAT5e o CAT6. El cable CAT5 es el más antiguo y generalmente también el más lento. El cable CAT5e se basa en la tecnología del CAT5 y hace posible las conexiones Gigabit Ethernet. El cable CAT6 representa lo último y más avanzado en cables, pero no por eso salgas corriendo a comprarlo. Aunque la tecnología del cable CAT6 es mejor que la del CAT5, no notarías la diferencia en el uso diario. Cada uno de estos tres tipos de cable cumple un objetivo: conectar al usuario directamente al Internet por medio de Ethernet, reduciendo así el número de dispositivos conectados a Wi-Fi. Sin embargo, necesitas un puerto con cables CAT5 o CAT6 al cual conectarte. En la mayoría de las habitaciones de tu casa encontrarás uno o dos puertos disponibles, lo cual no es suficiente si quieres conectar tu sistema de entretenimiento o tu equipo de oficina. Algunos usuarios solucionan este problema instalando cables Ethernet adicionales por toda la casa, mientras que otros instalan cables CAT5 o CAT6 por dentro de la pared y colocan conectores adicionales. Aunque la segunda opción es más costosa, elimina los riesgos de seguridad y lo antiestético de tener cables amarillos colgando en tu pared. Además de instalar cables adicionales, algunos usuarios también compran conmutadores Ethernet. Estos aparatos son extremadamente útiles ya que incrementan el número de puertos cableados disponibles tanto en el router como en las habitaciones. Algunos conmutadores tienen hasta 16 puertos, que son más que suficientes para conectar una TV de Alta Definición 4K, una consola de videojuegos, un DVR y un set de altavoces Sonos®.

3. EXTENSORES DE WI-FI

Los extensores o potenciadores de señal Wi-Fi, amplían la cobertura inalámbrica utilizando el Wi-Fi de tu router, y normalmente se conectan a una toma de corriente estratégica. Por ejemplo, si en la sala de entretenimiento la conexión es lenta, colocar un extensor es una buena idea. Si quieres reforzar la señal de Wi-Fi en varias habitaciones, lo ideal sería colocar un extensor en el pasillo. Y si lo que buscas es amplificar la cobertura de Wi-Fi en múltiples habitaciones, la mejor opción es comprar y conectar varios extensores.

ANTES DE COMPRAR UN EXTENSOR DE WI-FI

Los extensores de Wi-Fi funcionan de maravilla, siempre y cuando tomes en cuenta los siguientes factores:

  1. Ubicación: Para ser efectivos y no interferir con la señal, los extensores necesitan colocarse en un lugar estratégico. Muchos de los nuevos extensores tienen la función de localizar el lugar perfecto para su colocación.
  2. Compatibilidad: Al igual que los routers, los extensores se basan en los estándares de Wi-Fi, y ambos deben transmitir sobre el mismo estándar para funcionar en conjunto. Si por ejemplo, los extensores se basan en el estándar 802.11ac pero el router se basa en el estándar 802.11n, no notarás diferencias en la potencia de tu señal ni en la cobertura. Puedes evitar el problema de la compatibilidad comprando un router moderno de calidad. Los nuevos routers se basan en el último estándar de Wi-Fi (802.11ac) y generalmente incluyen la función de “compatibilidad retroactiva”, lo que significa que funcionarán con dispositivos que utilicen estándares actuales y recientes, que generalmente se trata del 802.11n, el 802.11b, y el 802.11g.
  3. Frecuencia: Generalmente los nuevos routers tienen tecnología de doble o triple banda, lo que les permite dirigir tráfico en múltiples frecuencias (2.4 GHz y 5 GHz). Esto evita que los dispositivos conectados a Internet interfieran entre sí, resultando en mayor velocidad. Algunos extensores anuncian cumplir la misma función, así que si tu router tiene tecnología de doble banda, procura tener también un extensor de doble banda para mejorar considerablemente la conectividad de tu red de casa.
  4. Instalación: Algunos extensores solo necesitan enchufarse para configurarse automáticamente con tu router. Sin embargo, otros requieren un poco más de trabajo, que generalmente consiste en bajar una aplicación móvil para instalarlos.
  5. Precio: Aunque los extensores no son lo más caro del equipo, debes considerar algunos puntos. Los extensores más sofisticados cuestan alrededor de $150 y por lo general se basan en el último estándar de Wi-Fi. Los extensores menos costosos te ahorrarán dinero, pero podrían ocasionar otras dificultades. Por ejemplo, pueden estar basados en un estándar anterior, o no ampliar la cobertura a toda la casa y a todos los dispositivos.

4. ADAPTADORES DE RED POWERLINE

Al igual que con los routers y los amplificadores de Wi-Fi, necesitas considerar algunos factores antes de comprar un adaptador de red powerline, o de línea eléctrica.

ANTES DE COMPRAR UN ADAPTADOR DE RED

  1. Doble desempeño: Algunos adaptadores de red powerline funcionan también como extensores de Wi-Fi. Si deseas optimizar tanto tus conexiones específicas como tu red residencial, un adaptador de doble desempeño será tu mejor opción.
  2. Velocidad de red: Tu red de casa será tan potente como tus dispositivos se lo permitan. Para garantizar velocidades máximas, compra productos compatibles con tu servicio de Internet. Por ejemplo, si contrata un servicio de Internet Gibabit, necesitarás un router y un adaptador que faciliten alcanzar la alta velocidad.
  3. Compatibilidad: Es importante que todos los dispositivos de tu red sean compatibles entre sí. Lo principal es determinar si tu adaptador utiliza el estándar WiFi HomePlug AV2, el IEEE, o ambos. El segundo estándar puede afectar la interoperabilidad, lo cual afectaría si decides convertir tu casa en un “hogar inteligente”, con aparatos como el Termostato Nest o las bombillas LED Phillips Hue.
  4. Puertos Ethernet: Cuando utilizas adaptadores de red powerline, pierdes un puerto Ethernet. Mantén puertos disponibles seleccionando adaptadores con dos o más puertos Ethernet. El objetivo es maximizar la señal Wi-Fi y minimizar el número de dispositivos de tu red de casa.
  5. Precio: La mayoría de los adaptadores de red Powerline cuestan menos de $100 dólares, un gasto que seguramente no te llevará a la quiebra. Sin embargo, es posible que debas comprar varios de ellos, además de extensores y un nuevo router, lo que elevaría considerablemente el costo total. Por eso, asegúrate de fijar un presupuesto antes de empezar a buscar productos para ampliar tu cobertura de Wi-Fi.

5. Google Wifi

Google Wifi es un nuevo sistema de redes domésticas. Para crear esta red, necesitas un módem y una o más unidades de Google WiFi. Una sola unidad de Google Wifi actúa como un router tradicional, mientras que varias unidades crean lo que se denomina una red de malla o mesh network. La unidad principal continúa desempeñándose como router y las unidades adicionales amplían la cobertura inalámbrica. Cuando las unidades están bien ubicadas, hacen que la conexión de Internet abarque toda tu casa.

ANTES DE COMPRAR GOOGLE WIFI

Como con toda solución diseñada para ampliar tu cobertura inalámbrica, existen ciertos factores que debes tomar en cuenta.

  1. Unidades de Google Wifi: El tamaño de tu casa determina el número de unidades de Google Wifi que necesitas. Una unidad es suficiente para dar servicio a una vivienda de entre 500 y 1,500 pies cuadrados. Las casas grandes, de más de 3,000 metros cuadrados, requieren al menos tres unidades.
  2. Precio: Una unidad de Google Wifi cuesta aproximadamente $130, mientras que un paquete de tres cuesta alrededor de $300. El costo puede incrementar, dependiendo del tamaño de tu casa. En Estados Unidos, las unidades de Google Wifi se venden individualmente o en paquetes de tres, de manera que, si necesitas solamente dos, terminarás pagando casi lo mismo que pagarías por tres.
  3. Compatibilidad: Google Wifi emplea el estándar 802.11ac y funciona en frecuencias de banda doble (2.4 GHz y 5 GHz). Si quieres convertir tu casa en un hogar inteligente, tenemos buenas noticias: Google Wifi es compatible con Google Home y hay la posibilidad de que ambos productos se integren en el futuro.
  4. Aplicación móvil: Para instalar y usar Google Wifi, debes tener una cuenta de Google y la aplicación móvil Google Wifi. A algunos usuarios no les agrada la idea de una constante conexión con Google, mientras que a otros no les incomoda en lo más mínimo. Todo depende de tus preferencias.
  5. Puertos Ethernet: Ya que Google Wifi requiere un punto inicial de conexión a Internet, tienes que conectar la unidad a un puerto Ethernet, a un módem, o a un router existente. Cabe mencionar que cada unidad requiere dos puertos, sin embargo, puedes solucionar el problema de la falta de puertos con un conmutador Ethernet compatible.

Con la velocidad, el router y accesorios adecuados tales como extensores y adaptadores, puedes recibir la cobertura Wi-Fi que buscas y necesitas.

Encuentra y compara los mejores proveedores de Internet de alta velocidad en tu área (Código Postal):