¿Por qué mi internet está lento? Rápidas soluciones

Los mejores consejos para evitar una lenta navegación

Por qué mi internet está lento. Generalmente tu módem o router (o ambos) crean un cuello de botella de velocidad cuando no opera correctamente; lo mismo ocurre con los gateways inalámbricos. Si tu equipo es demasiado antiguo, es posible que no admita importantes protocolos de Internet. Los daños en el equipo, como puertos o componentes defectuosos, también pueden causar ralentizaciones.

Por lo general, puedes arreglar una conexión a Internet lenta si el problema está de tu lado. Un simple reinicio de tu módem y su router (o gateway inalámbrico, todo en uno) a veces puede acelerar tu conexión. Aunque una velocidad lenta también pueden ser el resultado de problemas por parte de tu proveedor, lo que significaría problemas que no puedes solucionar por tu parte.

Hay algunas formas de asegurar que cada paso de tu red funcione a la velocidad óptima. Te ayudaremos a identificar y reparar los problemas con tu red comenzando con lo más básico; y a medida que avancemos iremos profundizando más en esta guía.

¿Quieres mejorar de raíz la velocidad de tu internet? Ingresa tu código postal a continuación y descubre las ofertas con mayor velocidad de internet disponibles en tu área.

¿Por qué mi internet está lento?

Existen muchas razones por las que tu internet puede estar lento. Tal vez tu proveedor esté teniendo problemas, también puede ser que tu red doméstica necesite un reinicio, o bien, que estés demasiado lejos del router; las posibilidades pueden ser un poco abrumadoras.

Enumeraremos los problemas más comunes y te compartimos cómo puedes solucionarlos para obtener máyor velocidad.

 

Problema #1: Tu plan de internet es muy lento

Si tu Internet se ralentiza cuando demasiadas personas están en línea simultáneamente, probablemente estés usando más ancho de banda de lo que permite tu plan. Realiza nuestro Test de velocidad de Internet para conocer la velocidad de tu conexión y también descubrir si estás recibiendo la velocidad anunciada por su operador. Si estás recibiendo la velocidad prometida y no es suficiente entonces será buena idea considerar un nuevo plan.

Piensa en tu conexión a Internet como un camino directo a tu casa. Y velo como un equivalente a autos manejando en una dirección al mismo tiempo. Si hay tres autos tratando de llegar, tienen que hacer fila para llegar a su casa. Y si llegan más autos la fila y las demoras se alargan.

En este ejemplo la velocidad de tu internet definirá el ancho de la calle, mientras mayor sea más personas podrán traficar al mismo tiempo sin problema. Por suerte también contamos con una herramienta en donde puedes determinar la velocidad adecuada para tu hogar, tomando en cuenta la cantidad de personas que suelen usar internet al mismo tiempo y sus actividades cotidianas. Para conocer la velocidad adecuada utiliza esta herramienta.

 

¿Cuál es el internet más rápido?

Echa un vistazo por aquí para conocer los proveedores de Internet más rápidos en los EE. UU.

 

Problema #2: Necesitas una mejor gestión de red

Si cambiar de plan no es una opción, deberás lidiar con las velocidades lentas o administrar el uso de Internet de tu hogar. Afortunadamente, hay varias maneras fáciles de hacerlo sin tener que pedir a todos que se desconecten de Internet para poder asistir a una reunión de Zoom.

Estos son algunos consejos sobre cómo administrar el tráfico de tu red doméstica:

Usar configuración de QoS

Muchos routers tienen un componente de calidad de servicio (o QoS) que permite controlar cómo tu red prioriza ciertos tipos de datos. De este modo, puedes asegurar que tus datos siempre den prioridad a la transmisión para una experiencia más fluida.

No todos los routers tienen QoS ajustable, pero si el tuyo lo tiene, encontrarás los controles en su interfaz web.

Pro tip: Cómo acceder al menú de tu router

En muchos de nuestros consejos y guías de solución a problemas te indicamos que debes iniciar sesión en la interfaz web de tu router. Si no sabes como hacerlo, puedes echar un vistazo a nuestra guía sobre Cómo acceder a la interfaz web de tu router rápido y sin problemas.

Desconecta de internet los dispositivos que no uses

Puede haber algunos dispositivos conectados a tu red que rara vez uses, si es que los usas. Por ejemplo: compraste una computadora portátil nueva, pero la anterior todavía está inactiva y se conecta a la red. Aunque no está en uso, aún usa ancho de banda para actualizaciones y otros servicios en segundo plano. Tu router puede incluso tener una cantidad limitada de dispositivos a los que puede conectarse simultáneamente, y si tienes demasiados dispositivos conectados, puede comenzar a sacar algunos de ellos de la red.

Escalonar actividades que acaparan el ancho de banda

Si tu conexión no puede con todos en línea a la vez, escalona tus actividades de Internet para que todos tengan la oportunidad de una conexión ininterrumpida.

Además, asegúrate de programar grandes descargas (como actualizaciones de computadora y juegos) durante los momentos en que otras personas no estén en línea.

Conecta a tus visitas en una red de invitados

No hay nada de malo en compartir internet con los invitados cuando vienen de visita, pero no quisieras que descarguen contenido ilegal en secreto mientras descansan en tu sofá. Este es uno de los ejemplos en donde entra en juego la función de red de invitados de su router.

Puedes crear una segunda red de invitados utilizando la interfaz web o la aplicación móvil de tu router. Una red de invitados te permite limitar la cantidad de ancho de banda que pueden usar  y a qué servicios y sitios web pueden acceder. También brinda seguridad mejorada al evitar que los dispositivos de los invitados se mezclen con los tuyos, por lo que no te preocuparás de que los invitados propaguen malware en todo lo que usas.

Pro tip:

En nuestra guía sobre cómo configurar Wi-Fi para invitados encontrarás algunas de las diferentes maneras de establecer una segunda red.

Problema #3: La red de tu proveedor está saturada

Los suscriptores de Internet por cable pueden sufrir retrasos durante las horas pico, cuando ellos y todos los demás en el vecindario están activos en línea al mismo tiempo. Es una situación similar al tráfico en tu red doméstica pero a mayor escala. En este caso, tu y todos tus vecinos compiten por el mismo ancho de banda.

Si la congestión se vuelve particularmente grave, tu proveedor de Internet puede acelerar las velocidades de Internet en tu área para reducir el tráfico de la red.

Desafortunadamente, no puedes controlar cuándo o con qué frecuencia las personas en la misma área usan Internet; ciertamente, no recomendamos pedir a tus vecinos que dejen de usar su internet para que tu puedas usar Zoom en paz. Pero hay algunos trucos para ayudar con este problema.

Intenta programar las descargas de juegos y medios fuera de las horas pico, como en medio de la noche. También puedes cambiar a otro proveedor que no tenga tantos suscriptores en tu vecindario, aunque eso podría ser difícil de determinar.

Por el lado bueno, debido a que los operadores de cable han estado agregando muchos más nodos de vecindario a sus redes, la congestión a nivel de vecindario no es un problema tan grande como solía ser.

El único tipo de Internet que no se ve muy afectado por la saturación de red en una área es el Internet de fibra óptica. La infraestructura de fibra es capaz de transportar mucha más información que otros tipos de Internet, por lo que tener una gran cantidad de tráfico al mismo tiempo no ralentiza a los clientes individuales.

Problema #4: Excediste tu límite de datos

Muchos proveedores de Internet tienen límites de datos, y algunos reducen la velocidad de navegación al mínimo después de alcanzar ese límite. Por lo general, puedes verificar en línea o a través de la aplicación de tu proveedor la cantidad de datos que has usado. Los proveedores como Xfinity brindan a los clientes límites de datos muy altos (1.2 TB para este ejemplo) y no debería ser problema para la mayoría de los hogares. Pero los proveedores de Internet satelital, incluidos HughesNet y Viasat , son menos generosos con sus límites de datos.

Los proveedores de Internet satelital cobran por el uso de Internet por datos en lugar de por la velocidad de Internet. Es similar a cómo funcionan normalmente los planes de telefonía celular: una vez que utiliza su asignación de datos para el mes, su conexión a Internet puede ralentizarse.

Los clientes de HughesNet pueden ver cómo las velocidades caen de 1 a 3 Mbps. Los clientes de Viasat pueden esperar que todo su tráfico de Internet pierda prioridad, lo que significa que sus datos se colocan al final de la línea de todos los datos de los clientes de Viasat.

Muchas compañías de DSL, cable e Internet de fibra están descontinuando los límites de datos, pero hay muchas otras que continúan manteniéndolos. Mire si su servicio de Internet tiene un límite de datos en nuestra guía de limites de datos con distintos proveedores.

Problema #5: Baja señal de WiFi

Las paredes, la distancia e incluso los microondas pueden interferir con tu señal Wi-Fi. Y una señal más débil significa velocidades más lentas y desconexiones frecuentes.

Puedes saber si la interferencia de señal y las señales Wi-Fi débiles son el problema si tu conexión funciona bien cuando estás cerca del router pero es extremadamente lenta en la habitación de al lado.

Para arreglar un Wi-Fi débil, primero, verifica la ubicación de tu router. Asegúrate de que esté en una ubicación central y elevada y lejos de cosas que puedan afectar sus señales de Wi-Fi (como paredes, parlantes Bluetooth, etc.).

Si eso no funciona, es posible que deba reemplazar tu router por uno diseñado para rangos más largos o una mejor cobertura, o bien, puedes agregar un extensor a tu red para expandir las señales de Wi-Fi a un área previamente inalcanzable.

Consulta nuestra guía sobre routers de largo alcance si necesitas una mejor cobertura de Wi-Fi. Hablamos tanto de los sistemas Wi-Fi de malla como de los routers independientes para ayudar a descubrir la mejor manera de acceder a Internet en cada centímetro de tu hogar.

Problema #6: Tu conexión tiene alta latencia

La latencia es el tiempo que tardan los datos en hacer un viaje de ida y vuelta desde tu dispositivo hasta su destino y viceversa. Una latencia alta crea un retraso notableen tu navegación: una duración prolongada entre tus acciones y los resultados que se muestran en pantalla. Esto puede ser particularmente frustrante con los juegos en línea o las videollamadas.

Una latencia alta es difícil de solucionar. Depende en parte de tu distancia física de los servidores de Internet, el tráfico de la red entre tú y los servidores y la infraestructura de tu proveedor de Internet, cosas que en su mayoría están fuera de tu control. El tipo de Internet también puede influir en la latencia.

Por ejemplo, el Internet satelital tiene una latencia alta porque todos tus datos deben viajar al espacio y regresar, tanto de ida como de vuelta. Los tipos de Internet más nuevos, incluida la fibra y 5G mmWave, tienen una latencia más baja porque pueden manejar señales más rápidas.

Si estás buscando reducir la latencia de tu conexión para una mejor experfiencia, consulta nuestra guía sobre los proveedores de internet más rápidos. En donde hablamos a detalle sobre qué servicios de Internet tienen las mejores velocidades probadas y la latencia en promedio más baja.

Problema #8: Dispositivos lentos o muy antiguos

Es posible que el problema no esté en tu conexión a Internet ni la cantidad de personas navegando, sino más bien en el dispositivo que estás usando. Ya sea tu computadora, tableta, teléfono o consola de juegos que podrían estar desactualizados y no ser capaces de procesar las velocidades Wi-Fi actuales.

Por ejemplo, la antigua (pero muy querida) consola portátil PlayStation Vita admite hasta 150 Mbps por segundo porque usa una radio Wi-Fi 4. Esa velocidad puede disminuir según el router al que se conecta y el protocolo de seguridad que utiliza. La Vita nunca verá velocidades más allá de ese límite de 150 Mbps.

Si tienes problemas de velocidad en una computadora de escritorio o portátil, intenta apagar y encender tu dispositivo. Esto borra la memoria de cualquier basura, actualiza tu conexión y limpia procesos innecesarios y archivos temporales. Los problemas de velocidad tienden a ocurrir debido a un procesador con exceso de trabajo, y un ciclo de encendido rápido, apagándolo por completo durante 30 segundos, en un sentido figurado “despejará su cabeza”.

Otras razones por las que tu teléfono puede estar lento incluyen:

  • Muchas aplicaciones abiertas
  • Gran cantidad de pestañas abiertas en tu navegador
  • Sofntware no actualizado
  • El sistema operativo necesita reiniciarse para instalar actualizaciones
  • Descarga de parches
  • Descarga de apps
  • Malware

Evita sobrecargar la CPU de tu computadora para esto cierra las aplicaciones no utilizadas y ventanas del navegador. Mantén el sistema operativo de su dispositivo actualizado al permitir actualizaciones automáticas y mantén tus antivirus actualizados.

Problema #9: Tu proveedor está limitando tu conexión

Los proveedores de Internet pueden tener variaciones en su velcidad causando en algunos casos una navegación muy lenta. A continuación te explicamos en breve por aquí, y para más información puedes echar un vistazo a nuestra guía sobre Network Throttling

Ya hemos comentado que en algunas circunstancias un proveedor puede tener variaciones en sus velocidades, por ejemplo cuando superas el límite de datos incluido con tu plan o si hay muchos usuarios en la red al mismo tiempo.

También el proveedor puede disminuir la velocidad si nota tu navegación en línea como potencialmente ilegal o si en general, no quiere que realices alguna actividad en específico (como descargar torrents).

Para saber si tu proveedor está disminuyendo la velocidad de tu Internet, realiza un Test de Velocidad con tu conexión a internet y luego ejecútala nuevamente usando una VPN. Si tus velocidades mejoran con la VPN significa que tu conexión está siendo limitada por tu operador.

Otros factores que afectan la velocidad

La velocidad máxima de tu internet

Las velocidades de Internet se miden en megabits por segundo (Mbps). Esto se refiere al ancho de banda total de tu conexión, no al tiempo real que usan los datos para hacer un viaje de ida y vuelta a un sitio web y viceversa, eso se llama latencia, si no más bien las velocidades máximas de carga y descarga.

Los proveedores generalmente anuncian sus velocidades de Internet “hasta” una cierta cantidad de megabits por segundo, y generalmente hay alguna letra pequeña que dice que esas velocidades no están garantizadas. Los proveedores de Internet no están obligados legalmente a ofrecer la cantidad exacta ya que mencionan que puede variar. Si te interesa recibir una cantidad fija y sin variaciones siempre puedes optar por el internet de fibra óptica.

Cuando el internet no es por fibra óptica, puedes estar pagando por 400 Mbps al mes, y no ver ese máximo debido a problemas de hardware con tu proveedor de Internet, un dispositivo que se comunica con múltiples módems, y su conexión física a Internet. Las conexiones de postes de servicios públicos, su cable enterrado, etc., juegan un factor importante en el rendimiento de su conexión.

Si necesitas un repaso sobre las velocidades de Internet y lo que significan, consulta nuestra guía sobre velocidades de Internet.

Velocidades de carga y descarga

Todos los días cargamos y descargamos datos de internet, ya sea en un teléfono, computadora o tableta. Por ejemplo, al acceder a un sitio web, se carga una solicitud a ese sitio para después descargar archivos temporales y mostrarlos en tu navegador.

Si no tienes problemas con el streaming en Netflix o la descarga de archivos, pero aún así experimentas algunos síntomas de velocidades lentas de Internet, el problema podría estar relacionado con tu velocidad de carga.

Los proveedores de cable, DSL y satélite brindan a los clientes mucho menos ancho de banda de carga que de descarga porque la mayoría de las personas solicitan mucha más información de Internet de la que envían. La velocidad de carga suele ser un problema para los que suben mucho, como los streamers de Twitch, las personas que trabajan con video o audio, o aquellos que a menudo tienen que compartir archivos grandes.

La mejor manera de mejorar las velocidades de carga es cambiando a un plan de fibra. Las conexiones a Internet de fibra óptica a menudo brindan a los clientes velocidades de carga iguales a sus velocidades de descarga. Si no tienes idea de la velocidad de internet que realemente necesitas, consulta nuestras recomendaciones en velocidades de carga y descarga.

Tu tipo de conexión a internet

Existen distintos tipos de tecnología que los proveedores utilizan para ofrecer los servicios de internet. Puede ser a través de una conexión de DSL, cable, fibra o satélite.El tipo de conexión que tengas juega un papel muy importante en las velocidades de navegación.

El Internet Satelital funciona con señales de internet que va de una estación a un satélite y finalmente a un receptor en tu hogar. Debido a que toda la información debe viajar a una distancia tan larga en ambos sentidos (carga y descarga) el internet satelital puede tener una latencia muy alta en comparación con otros tipos de Internet, lo que ralentiza las cosas.

El internet DSL funciona con una línea telefónica que es donde se transmite toda la información.

Ya que es una de las tencologías con mayor antiguedad no puede transferir la misma cantidad de ancho de banda que el cable o la fibra. El internet DSL alcanza un máximo de pocos más de 100 Mbps y la calidad de sus señal eléctirca tienda a degradarse en largas distancias.

El internet por Cable es más rápido que el DSL ya que utiliza cables coaxiales que tienen un ancho de banda mayor que el de los cables telefónicos y sus velocidades pueden alcanzar hasta 1,200 Mbps. 

El internet por Fibra óptica es uno de los tipos de Internet más nuevos y es el mejor tipo de conexión que podrás conseguir. La fibra opera con pulsos de luz para enviar datos de Internet, por lo que tiene una latencia más baja que otros tipos de Internet en general. También puede transportar mucho más ancho de banda que el cable o DSL, ofreciendo velocidades de hasta 5,000 Mbps. Es menos propenso a la saturación de red y ofrece velocidades de carga y descarga igualmente altas.

En general, el DSL y cable son los tipos de internet más comunes, mientras que la fibra es más nueva pero escasa. El satélite es mejor para áreas rurales donde los otros tres tipos no pueden llegar.

Cómo solucionar una conexión lenta

Primero, conoce la velocidad de tu plan

Tomando este dato en cuenta podrás compararlo con la velocidad de internet que estás recibiendo al momento y hacer una comparativa. Para recordar la velocidad contratada en tu plan puedes echar un vistazo a tu más reciente recibo o bien iniciar sesión en tu cuenta en línea.

Después realiza un test de velocidad y compara

Realizar una serie de pruebas de velocidad mientras estás conectado en diferentes puntos de tu hogar puede ayudarte a descubrir dónde baja más la velocidad. Dividiremos el proceso de prueba en dos secciones.

Parte 1: Prueba de Módem

Tu primera prueba de velocidad es para ver si estás obteniendo la velocidad correcta en base a la velocidad contratada en tu plan de internet. Para obtener resultados más precisos en tu prueba inicial, desconecta tu router del módem y en ese mismo puerto conecta una computadora usando un cable Ethernet. Si tienes un gateway inalámbrico, simplemente conecta tu computadora a uno de sus puertos Ethernet.

Importante: No recomendamos continuar navegando en internet por largos periodos de tiempo sin usar el router. Este equipo cuenta con algunas características de seguridad integrada que protegen tu red de virus y malware.

Esta primera prueba debe ofrecerte resultados cercanos a las velocidades ofrecidas con tu plan. De lo contrario, intenta realizar un seguimiento de este problema durante varios días y horas del día para definir un patrón. Y de ser si continúas viendo resultados inferiores a los esperados comunícate con tu proveedor de Internet para hablar sobre por qué no obtienes las velocidades correctas..

Parte 2: Prueba el router

Si tu módem no es el problema, el siguiente paso será probar el router. Vuelve a conectar tu router al módem y ejecuta varias pruebas de velocidad con tus dispositivos.

Si notas una gran diferencia entre las pruebas del módem y del router, entonces tu router está causando la desaceleración en tu conexión, o bien, el cable Ethernet que conecta tu router al módem.

Ten en cuenta que no todos los dispositivos inalámbricos experimentan velocidades idénticas. Sus conexiones dependen del hardware interno sin importar qué router uses, por lo que un teléfono Samsung económico tendrá velocidades de Wi-Fi más lentas que una costosa tarjeta inalámbrica conectada a tu computadora de escritorio.

Para solucionar problemas con el router, sigue estos pasos:

Paso 1: Desconecta el router, espera 30 segundos y despúes conéctalo de vuelta.

Paso 2: Asegúrate de que todos los cables estén bien conectados y que todos los puertos funcionen correctamente.

Paso 3: Actualiza el firmware de tu router. Puedes hacerlo iniciando sesión en la interfaz web o la aplicación móvil de tu router. (Es probable que tu ISP haga esto automáticamente, pero vale la pena verificarlo).

Paso 4: Cambia tu router de ubicación.

Paso 5: Cambia las conexiones inalámbricas a la mejor banda WiFi.

Paso 6: Cambia los canales de WiFi en la interfaz de tu router por uno menos concurrido.

Paso 7: Intenta un reseteo de fábrica presionando el botón de reinicio ubicado en la parte posterior de tu router.

Si ninguno de estos pasos funciona, es posible que debas cambiar por un router más nuevo o más potente. La tecnología de Internet avanza bastante rápido, y si tu router tiene ya varios años, quizás debas considerar uno más nuevo. Si buscas ayuda para comprar un router, tenemos recomendaciones en los mejores routers de largo alcance, las mejores combinaciones de módem y router, y los mejores routers para Xfinity.

Identifica zonas muertas de Wi-Fi

Los problemas de Wi-Fi pueden deberse a múltiples factores. Podría ser el alcance de tu router, un canal /banda de frecuencia saturada o una interferencia de señal causada por obstrucciones físicas y otros dispositivos electrónicos.

Dirígete a diferentes áreas de tu casa con una computadora o teléfono inteligente y observa el indicador de intensidad de la señal Wi-Fi. Si notas muchas zonas muertas, es posible que debas cambiar tu router de ubicación (si ocurre en áreas donde normalmente necesita Wi-Fi) o bien, invertir en algo para aumentar tu señal de Wi-Fi en esa área en particular. También puedes hacer un mapa de calor de Wi-Fi si deseas ser más preciso con él.

Si tienes más de un par de zonas muertas de Wi-Fi, te recomendamos conseguir un kit de red de malla. Por lo general, se envían con al menos dos nodos, uno que se conecta a tu módem y otro que se comunica directamente con la primera unidad, para crear una “manta” de cobertura. No hay un punto centralizado y puedes agregar fácilmente más nodos para ampliar la cobertura. Además, los dispositivos cambian sin problemas entre nodos a medida que se desplaza por la casa o la oficina.

Si prefieres quedarte con el router tradicional, puedes agregar un extensor de Wi-Fi o un adaptador de línea eléctrica. Sin embargo, aún preferimos los kits de router de malla en lugar de la configuración de router/extensor.

Reorganiza tus conexiones Wi-Fi

Si ya eliminaste tus conexiones Wi-Fi de dispositivos innecesarios, es hora de asegurarse de que todas las conexiones activas estén en la banda Wi-Fi correcta.

La mayoría de los router modernos ofrecen dos bandas Wi-Fi, cada una de las cuales crea su propia red Wi-Fi visible. De forma predeterminada, estos suelen estar etiquetados con sus bandas de frecuencia, pero puede ser diferente si has cambiado el nombre de tu red Wi-Fi.

Estas bandas operan en dos frecuencias diferentes: 2,4 GHz y 5 GHz. La banda de frecuencia de 2,4 GHz tiene un mejor rango, pero es más lenta y más susceptible a la interferencia de señales de otros dispositivos electrónicos. La banda de 5 GHz es más rápida pero no puede viajar tan lejos.

Básicamente, querrás usar la banda de 5 GHz para la mayoría de las aplicaciones que requieren un gran ancho de banda, como la transmisión o los juegos. Los dispositivos que no necesitan tanta velocidad, como los dispositivos domésticos inteligentes, pueden usar la banda de 2,4 GHz en su lugar.

Por lo general, puedes cambiar la banda Wi-Fi que usa cada dispositivo iniciando sesión en la red Wi-Fi correcta en cada dispositivo. Sin embargo, algunos routers transmiten solo un nombre de red y seleccionan automáticamente la mejor banda de frecuencia para su dispositivo. Esto puede ser problemático si realmente necesitas la conexión más rápida de 5 GHz, pero el router obliga a tu dispositivo a usar la banda de 2,4 GHz.

Cambia el canal de tu banda WiFi

Las bandas de frecuencia de 2,4 GHz y 5 GHz utilizadas por tu router se dividen en múltiples canales, de manera similar a cómo funciona la televisión analógica y digital por aire. Al igual que cualquier red que maneja mucha información, estos canales Wi-Fi pueden saturarse demasiado, lo que puede causar ralentizaciones. Esto es especialmente cierto para situaciones de viviendas compactas como edificios de apartamentos.
Para encontrar el mejor canal, puedes usar una aplicación como NetSpot para Windows o usar la función de diagnóstico de red en una Mac. Cambiar tu canal Wi-Fi implica iniciar sesión en la interfaz web de tu router y seleccionar manualmente el canal ideal.

 

Comprueba los dispositivos conectados

Como mencionamos antes, a veces el problema puede no estar relacionado con tu conexión a Internet, sino con el dispositivo (teléfono inteligente, la computadora o la tableta) que estés usando para acceder a Internet. Es posible que necesite un reinicio, que esté desactualizado o que tenga demasiadas aplicaciones y programas abiertos, lo que atasca el procesador del dispositivo.

Gestiona tu red

Si has llegado hasta aquí y todavía tienes problemas con la velocidad de tu Internet, sigue los consejos en la sección de tráfico de red doméstica dentro de esta publicación (si aún no lo has hecho).

Lo más probable es que tus problemas de velocidad provengan de infraestructura de tu proveedor de Internet o del tráfico en tu red doméstica. Incluso si has organizado y reducido la cantidad de dispositivos conectados, es posible que aún no tenga suficiente ancho de banda en ciertos momentos del día para cubrir todo lo que tu red tiene maneja. La única solución a esto será usar menos Internet u obtener un plan de Internet más rápido.

Ingresa tu código postal a continuación y descubre los proveedores y ofertas disponibles en tu área.

Soluciones rápidas para internet lento

Antes de entrar en detalles, realiza un Test de velocidad de Internet. Medir tu velocidad de Internet y saber cómo se compara con las velocidades que pagas es una parte importante del diagnóstico de una conexión lenta.

Solución #1: Apaga y enciende tu equipo (módem, router o gateway)

Tu módem y router trabajan duro y, a veces, necesitan actualizarse con un ciclo de encendido rápido. Simplemente desconecta ambas unidades, espera 30 segundos y luego vuelve a enchufar el módem en la pared. Una vez que se inicie correctamente, haz lo mismo con el router.

En el caso de un gateway inalámbrico, tire del enchufe, espera y vuelve a conectarlo.

Drenar ambas unidades de energía les permite borrar la memoria del sistema, solucionar cualquier problema de comunicación local y restablecer conexiones nuevas. Además, un ciclo de encendido permite que el módem se vuelva a sincronizar con el operador de tu proveedor de Internet, un dispositivo que se comunica con múltiples módems. También actualiza la dirección IP pública de su router.

Un ciclo de encendido realmente puede dar un impulso a tus velocidades de Internet en tu lado del módem.

Solución #2: Cambia tu router de ubicación

Muchas personas esconden sus routers o gateways inalámbricos en armarios, detrás de muebles o en sótanos. No seas una de esas personas a menos que quieras una conexión Wi-Fi excesivamente mala.

En su lugar, coloca la menor cantidad posible de barreras físicas entre tu router y dispositivos. Las paredes, los pisos, los techos, las puertas, los muebles grandes y obstrucciones similares pueden bloquear las señales de Wi-Fi y reducir las velocidades de conexión, especialmente en distancias más largas.

Ciertas señales de otros dispositivos también pueden interferir con tus velocidades inalámbricas. Estos incluyen microondas, altavoces Bluetooth, monitores para bebés y teléfonos inalámbricos.

Para obtener la mejor cobertura Wi-Fi, coloca tu router en una ubicación elevada y central, o en un lugar donde uses Wi-Fi con mayor frecuencia, como en una oficina en casa.

Asegúrate de usar las antenas externas de su router (si las hay) para obtener una mejor cobertura Wi-Fi. La mayoría de las antenas de los routers transmiten señales Wi-Fi en un círculo hacia afuera perpendicular a la posición de la antena. Por ejemplo, si las antenas se colocan verticalmente, las señales de Wi-Fi se transmiten horizontalmente en todas las direcciones.

Dicho esto, si vives en una casa de un piso, mantén las antenas verticales. Si vives en una casa de varios pisos, coloca al menos una antena horizontalmente para que las señales de Wi-Fi lleguen a los pisos adicionales.

Solución #3: Usa internet en horarios de bajo tráfico

Si estás planeando realizar una gran descarga, por ejemplo la última versión de macOS o una actualización de 100 GB para un juego de Xbox Series X, es posible que desees programarla para un momento en el que no necesites hacer nada más en línea. Las primeras horas de la mañana son ideales cuando todos están dormidos y ninguna otra descarga acapara tu ancho de banda.

Los sistemas operativos tienden a esperar hasta las primeras horas de la mañana cuando estás profundamente dormido. Mientras tanto, las actualizaciones de juegos generalmente requieren que inicies la descarga manualmente. Otras actualizaciones no son tan complacientes con tu horario.

Si tu Internet se vuelve demasiado lento para transmitir durante ciertas horas pico, descarga el contenido más temprano en el día (o nuevamente, en medio de la noche).

Solución #4: Cambia tu plan de internet

Es posible que necesites un plan más rápido si más personas viven contigo. También si antes trabajabas en oficina y ahora lo haces desde casa es posible que necesites más internet que antes. Ingresa a continuación tu código postal y descubre las ofertas de internet disponibles en tu área.

Author -

Editor - Cara Haynes